domingo, 7 de marzo de 2010

caer


Caer. De noche como sólo los cuadros saben hacerlo. Como los pájaros de un verso firme; bien de hexámetros, irregular en gorjeos. Caer: en un plano-secuencia de Antonioni o cómo dejarse caer hasta la noche, a tus pies. Una caída sucia (digamos, a un abismo sin concesiones: "tus calcetines son blancos"), pero lejos de la muerte. Cómo separarte de lo vertical sin rozarte un brazo, desviar tu alcance, soportar mi ser-ahí contigo (agarrado yo a la altura de la cintura: dudando ahora de esa cintura: o creyendo que allí es donde me aboco por fin) precipitándome. Cayendo de plano en plano, de arriba hacia abajo.

2 comentarios:

luna dijo...

aaaaa,

soy lo más tonto del mundo
he borrado tu mensaje sin querer,
y sin haberlo leído

ahhhh!

:(

ojalá pueda recibir de nuevo algo de el otro AJ!

!
!

Querelle dijo...

Lo tendrás. Me encanta rebuscar entre la basura digital.

Seguidores