martes, 6 de abril de 2010

mar a secas


- Hoy observé las gaviotas.


Por fin. llegué a la arena. y conté sus granos uno a uno. para poner a prueba sus atributos físicos. el rozamiento interno de su lenguaje. las partículas de una sintaxis en reposo. en esta mecánica playera. la acción del mar también juega. un papel importante es el que siempre se moja. dentro de la botella. encontrada en plena ataraxia tras la ola. la tinta de los continentes. y la imperturbabilidad de los cangrejos. escépticos de Pirrón. que ponen en duda la verdad del mar. en la incertidumbre de sus caparazones. nace la defensa más antigua del mundo. contra viento y marea. la piel se eriza. por dentro: alma. razón. sentimiento. sangre. tripas. corazón. batallan todavía. la guerra médica por el cuerpo. en términos dermatológicos. a la erosión de los límites entre el tiempo y yo. se le llama mar. a secas.

1 comentario:

Bel of Bradford dijo...

habrá que hacer de tripas corazón, no? para aguantar la marea, digo.

Seguidores