miércoles, 7 de abril de 2010

actividad portuaria


desde una cabina. él llama a su puta. para decirle: lo siento. mientras una brisa de orines. recorre los uréteres hasta la parábola amarilla. del hijo pródigo contra el muro del espigón. elvira y cristina se escribe en el negro amor de la pintada. como flujo del mar abierto: el reflujo de redes. donde las gaviotas recuperan el viejo arte. de comer colas de sirenas atrapadas. y los restos del pop más reciente. sus nidos hechos de risketos y bollycao. sus crías con obesidad infantil. fruto del mar o del arte trash. la actividad portuaria deja las pieles. curtidas en mil batallas. sobre la arena de la playa. los tatuajes son el lejano cáncer de los que no vuelven. al puerto le queda hermenéutica. todavía el mar significa.   

Seguidores