lunes, 17 de mayo de 2010

angst (2)


estabas dentro de un coche del que sólo sabías que era amarillo. todo el exterior lo fuiste conformando desde esa única certeza. a partir de ella: el azul limpísimo, la claridad de las alas, el verte ahí dentro. en el coche amarillo. útero o coágulo. naciendo del skay marrón y pegajoso la verdad absoluta. la voluntad de tus mejillas por hacerse con resto del cuerpo. y sólo allí supiste en qué consistía la soledad primera: la piruleta perdida bajo la suela del zapato (pero sin saberlo). esperando algún ruido demasiado tiempo. o demasiado cielo por la ventanilla. una conciencia entera surgiendo sólo para ver. a las golondrinas acabando con todo. hacinándote el mundo adentro. por el color amarillo sabías que estabas. fuera de todo aquello.

3 comentarios:

Maria dijo...

que maravilla niño, tu no descansas o qué?

Bel of Bradford dijo...

misterioso, me gusta, no sé qué quieres decir, pero me gusta, me gusta el secreto, lo que escondes, lo que no muestras


fue cuando apareciste en el cementerio?

Querelle dijo...

1. ayyy, maria, tan buena conmigo, como siempre... en realidad no escribo nada, ando bloqueado, posteo tonterías.

2. maria, me ha dicho un pajarito polaco que recitas el 21 en granada... ¿es cierto?

3. belico, precioso, tienes la hermenéutica por los suelos. en fin: esto es un poema (o algo así)

besos a mis dos favoritos. hala.

Seguidores